numeros de prostitutas en tarragona segunda mano prostitutas

Cuando concluyeron las reformas, un cartel anunciaba: Sobre las ocho de la tarde de ese día, varios agentes vieron a Arufe salir del inmueble para cambiar el rótulo por otro: Letícia no aguantó el ritmo de vida de Gasómetro. Tras 10 días de hasta 40 servicios diarios, quiso marcharse. Ella dijo que salía a comprar cigarrillos y fue directa a una comisaría.

Denunció a Arufe el 15 de noviembre de por proxenetismo y por imponer unas condiciones laborales esclavistas. Los testimonios coinciden con los detalles facilitados por Letícia. De hecho, vivían en una tienda de campaña instalada en la terraza del prostíbulo. El fiscal y la acusación particular han pedido 28 años de prisión por proxenetismo para Miguel Arufe y Carolina Jiménez; nueve para Evelyn Odigie la encargada de Gasómetro que se hacía llamar Ana , a la que se acusa también de faltas de lesiones y amenazas infligidas a una de las chicas existe un parte médico de las lesiones incorporado al procedimiento ; tres años para Adiae Patiente y seis para Vanilda Rodrigues Pimentel, otras dos de las encargadas.

El fiscal considera probados los hechos que denunció Letícia. El juez de instrucción afirmó que "la presente investigación permite aseverar la existencia de una organización jerarquizada con fines de explotación de la prostitución en diversas casas de Tarragona y en la de Vilanova para lucro".

Destaca una lista exhaustiva de evidencias: Así lo atestigua un escrito del magistrado fechado en octubre de , menos de dos años antes del asesinato de Letícia. Nadie ha pedido su cierre cautelar. La fiscalía de Tarragona alega que esta medida sólo se solicita "en casos extremos". Algo ha cambiado desde que Letícia denunció a la red. El grupo de Arufe controlaba entonces cinco prostíbulos; cuatro años después, los ha ampliado a al menos ocho.

Sus chicas cubren ahora la demanda de Barcelona, Reus y Tortosa. Ha fundado nuevas empresas y ha abierto locales de negocios pese a las pruebas que detallan la supuesta ilegalidad de sus actividades. Sólo un detalle permite apreciar el efecto de la causa judicial abierta por el testimonio de Letícia. Los pisos se han llenado de carteles que precisan que cada mujer debe anotar por sí misma los servicios realizados.

El local que empleó a la asesinada pasa por el burdel de un barrio obrero cualquiera. Paredes de colores chillones, olor rancio y cuadros de palmeras. En un extremo, un cuarto plagado de colchones en el que duermen las chicas, todas de origen suramericano. Dicen no conocer a Letícia porque la rotación de las chicas es frenética: Aseguran haber recalado en los prostíbulos de Antonio porque ahí las han colocado sus "contactos".

Son piezas de un engranaje que capta, distribuye y recoloca a mujeres para que se prostituyan a lo ancho del país. Una rigurosa organización de trabajo temporal. Los distintos inmuebles siguen pautas similares: En la de arriba, el negocio; abajo, los vigilantes. Mucha discreción y ninguna señal en la entrada. Basta con mantener el portal siempre abierto y una oferta insuperable.

Los horarios también casan con la declaración de la testigo asesinada de un tiro a bocajarro. La gestión de los burdeles se realiza a través de sociedades como Camagran Proyectos e Inversiones S. Miguel Arufe es administrador de ambas, que acumulan numerosas sanciones administrativas impagadas y expedientes municipales sin resolver.

Arufe, aparentemente, quiso darle a su labor un barniz filantrópico. La fachada del burdel de la calle del Gasómetro lució hasta el pasado verano la placa de una ONG: Nunca llegó a registrarse como asociación por defectos de forma, pero una portavoz de la Generalitat confirma que se intentó inscribir como tal.

La ONG pretendía dedicarse, entre otras cosas, a "impulsar las relaciones internacionales entre miembros y asociaciones afines". Después de denunciar, Letícia regresó a Barcelona. Si no, tengo poder para acabar con ella.

Los dos guardaespaldas que tengo aquí la van a quitar de en medio. Sé lo de su hijo, que vive en Brasil". La versión de Arufe sobre aquel encuentro es otra: Tras conocer la denuncia, el juzgado de Tarragona advirtió a los Mossos d'Esquadra de que Letícia era una testigo clave en la causa por prostitución abierta contra Arufe y que adoptaran todas las medidas policiales oportunas para protegerla.

Por esa y otras denuncias del mismo tenor, por amenazas y coacciones, se abrió un procedimiento penal que acabó absolviendo a Arufe.

Su arrepentimiento por la muerte de su pareja no ha cesado desde el asesinato, asegura el conocido. Ambos siguieron en contacto hasta el final. Habló también con una de sus amigas brasileñas en España.

Algunas compañeras le decían que tuviera mucho cuidado; que Antonio Arufe estaba muy enfadado por la denuncia. Sabía que podía morir". No le pareció bien lo que hacía Arufe". Le gustaban mucho las películas de terror. La policía brasileña sigue investigando. El burdel en el que ella trabajó, junto a los otros siete vinculados a Arufe, también sigue atendiendo clientes. Noemí García Cabezas — Feminicidio. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad reconoce 40 casos oficiales de violencia de género.

En el primero de los casos, que en principio parecía una muerte accidental, la autopsia ha desvelado que la mujer murió de forma violenta. Nombre y apellidos no conocidos, 24 años, Alicante Comunidad Valenciana.

El cuerpo de la mujer, que llevaba un vestido blanco, fue identificado gracias a las pesquisas policiales, ya que en un principio no se pudo identificar el cuerpo al estar indocumentada la víctima.

En los primeros momentos, pese a que la mujer presentaba fuertes golpes en la cara, se descartó una muerte violenta; sin embargo, la autopsia ha determinado que la mujer murió estrangulada y golpeada. El cuerpo de la mujer apareció junto a un edificio derruido y donde hacía unos meses dos hermanos de la misma nacionalidad que la víctima se habían construido una chabola, que había sido desmantelada.

Hemos clasificado el caso como feminicidio por prostitución. No es un caso oficial para el Ministerio de Sanidad. Una mujer trans llamó la pasada noche a la policía, pasadas las El presunto asesino, un hombre de nacionalidad rumana, le habría asestado una puñalada mortal. Hemos clasificado el caso como feminicidio íntimo.

No es registrado como caso oficial en las estadísticas del Ministerio de Sanidad. En el transcurso de los hechos golpearon y atropellaron mortalmente a la víctima. Ambos eran delincuentes habituales. El segundo implicado, de 20 años de edad, fue detenido en un pueblo de Toledo, donde intentó huir en un quad intentando atropellar a uno de los agentes de la policía.

Antes de matar a Raquel ambos hermanos habían cometidos varios robos. Nombre no conocido, 52 años, Granollers Barcelona, Cataluña. Rosario Gallego Rodríguez, 55 años, Sevilla Andalucía. Michell Recarte, 22 años, Salt Girona, Cataluña. Feminicidio íntimo, Cifra oficial.

Nombre y apellidos no conocidos, 48 años, Torrevieja Alicante, Comunidad Valenciana. Leire Gutierrez, 28 años, Castro Urdiales Cantabria. Nombre no conocido, 26 años, Barcelona Cataluña. Nombre no conocido, 18 meses, Valencia Comunidad Valenciana. Feminicidio sin información suficiente. Gabriela apellidos no conocidos , 23 años, Durango Bizkaia, País Vasco. Caso dudoso sin datos suficientes.

Caso dudoso sin información suficiente. Nombre y apellidos no conocidos, edad no conocida, Barcelona Cataluña. Bebé de 5 meses, Valls Tarragona, Cataluña.

Numeros de prostitutas en tarragona segunda mano prostitutas -

En el primero de los casos, que en principio parecía una muerte accidental, la autopsia ha desvelado que la mujer murió de forma violenta. Son piezas de un engranaje que capta, distribuye y recoloca a mujeres para que se prostituyan a lo ancho del país. La vinculación entre estos locales es evidente, sostiene la policía: El Cercle encara su reunión de Sitges en un clima favorable a elecciones. Dolor en el bajo vientre y el ano 6. En el transcurso de los hechos golpearon y atropellaron mortalmente a la víctima. El fiscal considera probados los hechos que denunció Letícia. Feminicidio sin información suficiente. Una de ellas decidió denunciar a finales de la existencia de una red mafiosa policial que las extorsionaba. A veces, el propio Carlos se desplazaba a la zona si las prostitutas se negaban a pagar las cuantías exigidas, al margen de lo que tenían que dar a sus chulos. numeros de prostitutas en tarragona segunda mano prostitutas